ALGO EN CLAVE POLITICO SE ESTA GESTANDO EN CHILE

Santiago del Estero, 24 de julio de 2011 .

En la semana del 13 al 15 del corriente mes, en Santiago de Chile, participé de las Jornadas Teológicas Latinoamericanas del Cono Sur llevadas a cabo en Universidad Católica Silva Henríquez. Para esa fecha también se realizó una de las marchas estudiantiles de la cual tuve la dicha de poder participar y entablar dialogo con algunos estudiantes de las diferentes universidades. Estando en la marcha, entré en una fuerte tensión entre lo que se vivía entre los estudiantes y algunos docentes y lo que se reflexionaba en las jornadas teológicas. Lo cierto es que mientras veía como las columnas de jóvenes marchaban, cientos de pensamientos me brotaban y algunas categorías resonaban con fuerza: sujeto político, construcción de poder, ciudadanía, militancia, democratización, espacio público, construcción del conocimiento, sistema educativo, sistema político, todas ellas envueltas en este nuevo escenario político de América Latina. Me preguntaba si estas categorías y otras tantas más hacían eco, resonaban y con qué fuerza en los espacios en que aquellos días pude transitar. Aquí van algunas sensaciones, reflexiones que me traje de regreso y me gustaría poder seguir pensándolas con aquellos que pude compartir intensos momentos. Aire de emancipación social: Eso se respiró en los miles de rostros convencidos de que el sistema educativo es insostenible, no solo por la razón económica, sino también por razones más profundas que tienen que ver con el cómo y las intenciones en qué se imparte el conocimiento. Tal vez se ha comenzado a tomar conciencia que el currículo no solo se remite a un plan de estudio, sino también a una dinámica cultural de su construcción y reconstrucción como así también a un juego de posicionamiento y de poder ¿Qué ejercicio de poder ciudadano se construye en los espacios de formación? No cabe duda que la segunda razón pone en tensión entre la sociedad que se quiere dar por parte del gobierno y la sociedad que los diferentes sujetos colectivos organizados y con necesidad de organización (dinámica de la democracia) anhelan tener como proyecto más amplio de inclusión y derechos sociales. “Padre perdónalos por que no saben lo que hacen…” Así rezaba una sugerente consigna que los estudiantes de la Universidad Católica de Chile traían en la movilización. No es para menos, desde la época colonial, en los hoy países del cono sur como Argentina y Chile, el pensamiento hegemónico perteneciente a la casa de los Austrias, instalada como institución política en el Perú y como corriente ideológica del norte, impusieron el primado del espíritu autoritario, donde España permaneció extraña a todo intento de renovación, oponiéndose a todo lo que no estuviera de acuerdo con el orden vigente. Apoyado por la iglesia bajo la pedagogía de la evangelización, se sistematizó el memoricidio, se colonizó la mente, se dio el memoricidio, se justificó y legitimó el etnocidio y el comienzo del vaciamiento de los recursos naturales. La Iglesia como institución tuvo una importancia capital en el mundo colonial, compartió directa o indirectamente con las autoridades civiles las responsabilidades de gobierno. Una reflexión teológica latinoamericana o teología de la liberación deberá plantearse cómo acompañar en Chile este proceso, cómo entrar a dialogar en los espacios públicos, con qué discurso… Habrá que comenzar a dar la palabra, escuchar a los jóvenes, a los procesos social-políticos. Los sistemas educativos no pueden ser pensados sin estos referentes históricos enunciados y sin estos desafíos. Mirarlos en el pasado y reconocerlos en el presente, nos incorpora en un debate crítico, serio y maduro, a entrar en un diálogo impostergable entre educación y política, dos categorías inseparables que deben estar en las casas de estudios en clave de educación y ciudadanía en la construcción de un sujeto autónomo. Lo público da visibilidad y creatividad: En la movilización estudiantil, que de hecho fue creativa, en donde cada colectivo estudiantil ponía en visibilidad su descontento y su pedido, ponía en juego la importancia de recuperar el espacio público. Los modos creativos daban cuenta de una necesidad de reinventar la emancipación social, la teoría crítica, los modos de producir conocimiento y de romper con las epistemologías positivas con las cuales fueron formados. Creatividad en el método, creatividad en la pedagogía ¿qué método qué pedagogía? Lo público y la accesibilidad a la educación: Educación pública, gratuita y de calidad. Innumerables carteles, consignas y cantos remarcaban, exigían una educación pública y ponía el acento en la gratuidad. ¿Qué es lo público? Lo público, hablar de ello, que sea público, significa que es de todos, en cuanto acceso y beneficio. Lo público quedó privatizado y naturalizado en ese estado, es por eso que se crea la necesidad de redundar al decir público y gratuito. LO PUBLICO ES DE TODOS. Hay que recuperar y ganar el espacio y el discurso público en su significado más profundo, sin esta experiencia no hay democratización. Lo público, educación y democracia: ¿Es posible reinventar la democracia? La democracia es y responde a sociedades organizadas. La democracia no nace del Estado de derecho si no del llamado a unos principios éticos: libertad y justicia, en nombre de la mayoría sin poder y contra los intereses dominantes. La democracia no es patrimonio de ningún sector, ni de ninguna ideología, por eso la democracia es siempre dinámica, se orienta, se dinamiza en las búsquedas de los sujetos colectivos que buscan y construyen ampliar la libertad y la justicia; de este modo, la democracia es posible pensarla en clave de poder reinventarla, incluso, fuera de la democracia neoliberal. La escuela, los espacios de formación, son los espacios donde se construye no sólo al sujeto ciudadano autónomo, también es un lugar del ejercicio para el espacio público y la construcción de poder. Educación y mercado es un componente nocivo para la madurez de la democracia, la escuela y las universidades son casa, hábitat de la democracia y la ciudadanía. ¿Qué ejercicios y que procesos de democratización se dan en los espacios de formación? LA EDUCACIÓN PÚBLICA DEBERÁ SER EL LUGAR DE LA CONFRONTACIÓN DE LAS IDEAS. La educación pública como proyecto: Después de cada marcha, en especial de la que tuve oportunidad de estar juntos con otros amigos y compañeros, vi como la mayoría de los medios de comunicación, funcionarios del gobierno, denunciaban “que se está politizando la situación”. Politizar, repolitizar son dos categorías que habrá que recuperar e incorporar. Una sociedad que no repolitiza su situación es una sociedad pasiva y en ella la democracia no fecunda, no reside. Como dijo Alan Touraine “la democracia no es solo un conjunto de garantías institucionales, una libertad negativa. Es la lucha de unos sujetos, en su cultura y su libertad, contra la lógica dominadora de los sistemas…” esto es la política del sujeto. Por estas razones la democracia es conflicto, debe serlo para poner en visibilidad las demandas de los sectores organizados, y esto ya supone un ejercicio ciudadano, una participación democrática. No hay gobernabilidad sin crisis ni cambios: Se ha pensado por mucho tiempo que la gobernabilidad se daba o se garantizaba por la ausencia de conflictos, ausencia de cambios estructurales, sin embargo hoy podemos decir que la gobernabilidad no se la entiende sin ese conjunto de instituciones, sujetos colectivos diversos, poderes facticos etc. En este juego tenso de intereses, en donde las decisiones deben inclinarse hacia a la mayoría es en donde se nos van dando una sociedad democrática Si la democracia se define no por la separación de los poderes sino por la naturaleza de los vínculos entre sociedad civil, sociedad política y Estado, entonces, habrá que comenzar a transitar no en la tentación de la toma del poder, sino más bien en cómo construirlo; esto supone hacernos la pregunta sobre qué proyecto político se piensa y se quiere para la transformación del Estado. Todo sistema educativo refleja un modelo o proyecto de país. Que éstas movilizaciones, que estos reclamos legítimos puedan ser leídos y comprendidos por que en el fondo, lo que se exige es una reforma al sistema político y para ello habrá que tener un programa alternativo. Por ello, los jóvenes estudiantes y profesionales, trabajadores y obreros deberán estar muy atento, ser estratégicos e inteligentes. En América latina es el tiempo del recupero y de la construcción política, de sentirse militante de algo grande y digno por construir y sostener, hoy los jóvenes de Chile son parte de este proceso Latinoamericano que en buena hora a comenzado a gestarse.

Diego Ramos

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s