NuestrAmérica Rebelde

Se cae el Imperio

De nuevo el imperio, en su afán por recuperarse, continúa sus planes de expoliación y guerra contra los pueblos del mundo.

La crisis recurrente aún no toca fondo; sin embargo, es posible vivir en el mundo de dos maneras: Siendo explotados o libres. Liberación o Muerte.

Entonces, la conciencia de esta realidad para la humanidad es cada vez más cercana y exige un mundo de paz, sin hambre ni guerras, un mundo en el que quepan quienes producen la riqueza con sus propias manos, desde sus imaginarios, luchas y resistencias que se globalizan organizándose, convergiendo; construyendo nuevos socialismos insumisos.

Sin embargo, ante la crisis global, la respuesta del capital será de terror y muerte, crecerá la ofensiva militar y sus ingentes gastos contra los pueblos en lucha, contra sus fuerzas y proyectos de Liberación Nacional y de Socialismo.

El capital se rescata a sí mismo, pero “se morderá la cola”, será sepultado e irá colapsando, destruyendo su modelo de Estado, pero  también puede devorar a las izquierdas y alentar contrarrevoluciones, si no crece la acción de los de abajo, su conciencia para defender lo construido, profundizar las revoluciones y/o rectificar el camino si es indispensable.

Así entonces, los pueblos y sus fuerzas de cambio revolucionario construyen nuevos y diversos escenarios de lucha contra las corporaciones de la muerte y sus transnacionales, enfrentando el capitalismo salvaje que destruye al hombre y a la naturaleza; lucrando además con la calidad tecnológica y medioambiental.

De nuevo el imperio prueba su poder en el mundo, en Túnez. Egipto, Libia, y claro Colombia, de la mano de los déspotas y criminales enfermizos de siempre; reaparecen en la escena los Sionistas ávidos de sangre de los pueblos, defendiendo los intereses de las potencias occidentales, y desde luego contra los pueblos y gobiernos “desobedientes” como los del Alba y el pueblo Colombiano, “que saben que aun pequeños juntos somos un volcán”.

Costosas invasiones militares que de nuevo barren con los límites entre lo militar, lo político y lo civil, uso de mercenarios, “contratistas”, paramilitares, GUERRA DE CUARTA GENERACIÓN , que desarrollan en los medios de comunicación de masas (radio, prensa, televisión, con gran participación del cine y video juegos), en el ciberespacio (Internet y servicios como Google,  Facebook, Twitter, correos electrónicos, paginas web, etc) y en los dispositivos electrónicos (teléfonos celulares, servicio por cable, tableros de Internet, memorias  portátiles, computadoras, etc); todo esto más las “revoluciones de colores” constituyen  las rutas del terror imperial que se verán cada vez más interrumpidas con la rebelión popular que se teje con la amistad de las luchas y los revolucionar@s del mundo, que dinamiza nuevas y vigorosas experiencias de socialismos, cada vez más irredentos e insumisos, que despiertan la acción permanente y la solidaridad de clase colectiva para construir un mundo del tamaño de los pueblos y de sus sueños emancipatorios.

La Vigencia del Marxismo en Nuestra América

“La próxima tentativa de la revolución no será ya como hasta ahora el paso de la máquina burocrático-militar de una mano a otra mano, sino el destruirla y esto es esencial para toda verdadera revolución popular del Continente”

                                                                         Carlos Marx

 Académicos, intelectuales, post-comunistas, “reencauchados” etc; y/o aquellos que promueven el “capital eterno”, “la humanización del capital”, “terceras vías”, o el “fin de las clases y la lucha de clases”, de nuevo han fallado frente a la dignidad de los pueblos de NuestraAmérica y de la humanidad, pues se sublevan contra la esclavitud asalariada, contra la opresión nacional y el imperialismo.

 El fantasma del poder popular y de la verdadera revolución recorre NuestraAmérica, derrumba la teología del mercado y el darwinismo social.

 La izquierda “postmoderna”, la “nueva izquierda” moderna y civilizada perdió el sentido de revolución y se enloda en el circo electorero burgués.

 Se incuba en las entrañas del capital la rebelión popular, sus baterías reclaman el socialismo insumiso; es decir, el que destruya al Estado como órgano de dominación de la clase capitalista y organización de la violencia burguesa para explotar, dominar, reprimir y controlar las clases y pueblos oprimidos; los pueblos y sus resistencias se plantean el reemplazo radical de las relaciones de producción capitalistas-legitimadas, defendidas y conservadas por el Estado burgués, mismas que impiden la Liberación Nacional y el desarrollo de proletarios y pueblos oprimidos del continente, hoy profundamente  recolonizados por el imperialismo estadounidense en crisis, pero enfrentado cada vez más a los pueblos en lucha exigiendo la socialización de los medios de producción, de los productos del poder político y del conocimiento.

 Así los revolucionari@s reconocen que el problema central es la destrucción del viejo poder estatal y la instauración del poder de los trabajador@s.

NuestrAmerica Comunera

Ayer como hoy, nuestros pueblos se levantaron contra el Imperialismo Español y los abusos del poder; ello ocurrió no solamente en América del Sur, sino en Castilla (España), y contra el otro rey (Carlos V), por ladrón y criminal.

 Llevan los pueblos originarios nuestros en su historia la Rebeldía de las Masas, que nos identifica como herman@s, y nos da razones para unirnos y construir caminando la palabra, nuevas revoluciones anticapitalistas.

Esta rebelión histórica de los pueblos tiene hoy una gran importancia política, pues inicia la resistencia contra-hegemónica de los humildes y tiende puentes para nuevas insurrecciones, edificando emancipaciones contra los poderosos, generando independencia y soberanía popular de clase, pero confrontando directamente al poderoso, su soberbia y terror; planteando desde la acción misma la construcción del poder revolucionario y una concepción propia de cultura, vida y territorio en lucha abierta como clase popular y contra la tiranía.

En Colombia, Manuela Beltrán inicia la gesta comunera extendiéndose desde Mérida (Venezuela) hasta Pasto (Colombia), los Llanos de Casanare, Antioquia, Valle del Cauca y Neiva.

La opresión contra el pueblo negro, indígena y campesino levanta una formidable acción de masas contra la colonia y como hoy creció en el corazón de los pobres, une sus intereses revolucionarios y antiimperialistas, que si bien lo fueron para la independencia, hoy lo serán para la Revolución Socialista insumisa.

Fueron las diferentes rebeliones del siglo XVIII las que abrieron el camino a la revolución: en Paraguay (1721-1781) por el rescate de la dignidad humana, la de Mayo en Argentina, la de Tupac Amarú en Perú y la del Socorro (Santander) -1781- Colombia, que se extendió a San Cristóbal y Mérida (Venezuela), luego a Haití, Bolivia y Ecuador, entre otros.

Hoy, NuestraAmérica está de nuevo Insurrecta por el común, por nuestros pueblos, por l@s comuner@s.

Colombia Santos-Uribe: Terrorismo de Estado

L@s Latinoamericanos no olvidaremos el gobierno criminal de Álvaro Uribe Vélez que recorrió el camino de la injusticia, el terrorismo y el hambre para el pueblo.

El gobierno de Uribe, como el de Santos, fue un gobierno de órdenes de guerra secreta, pública, ilegal o legal; que tiene también actualmente el objetivo de resguardar los privilegios del establecimiento, las multinacionales y sus clases dominantes.

Legitimar al para-militarismo y enrumbar el país hacia el fascismo son parte de su “obra”, al igual que la entrega absoluta de la soberanía a los gringos y sus mercenarios del terror y de la comunicación, a quienes compró con los ingentes recursos públicos y de la mafia para que formaran parte de su corte de cómplices, que discurrieron entre jóvenes, indígenas, sindicalistas y/o fuerzas electoreras.

Uribe y Santos llamaron a los Estados Unidos a desembarcar sus tropas en Amazonas “antes de hacerlo en territorio de Irak”; hoy Santos lo hace con su flamante política exterior contra el Pueblo Libio, lo que demuestra su talante contra la paz negociada como un anhelo de las grandes mayorías colombianas y de la humanidad. A los que criminalizó, desapareció y/o asesinó con sus políticas de “Seguridad Democrática”, la contrarreforma agraria, el estímulo a una economía de extracción, el crecimiento de la crisis ambiental, las bases militares o el terrorismo de Estado, hoy también están dispuestos a construir una patria soberana, por un gobierno de nación, paz y de equidad.

En esa hecatombe social, Uribe y Santos aumentaron  el nivel de pobreza que creció hasta el 50% de la población; la pobreza extrema alcanzó 20%. También destruyeron la  red de hospitales públicos al entregarlos  a la oligarquía; aumento el desempleo llegando al 14%; y además, la Corte Constitucional declaró en peligro de extinción  32 de los 102 pueblos indígenas.

Por otro lado y con la legalización del para-militarismo, Uribe y Santos sembraron el país de “falsos positivos”, de desolación en campos y ciudades estableciendo verdaderos “corredores de la muerte”, los cuales coinciden con las áreas de mayor resistencia del movimiento popular y revolucionario y con los circuitos estratégicos para la economía y la cultura de los Colombian@s.

El carácter criminal de la burguesía Colombiana no se detiene en el territorio nacional, promueve la guerra contra pueblos hermanos del continente, practica la “exportación de su Estado paramilitar” contra la México, Honduras y la Revolución Bolivariana de Venezuela, pues Colombia forma parte del  eje de la guerra contrarrevolucionaria, lo que exige el afianzamiento de la retaguardia imperial para la IV flota que les permita circular libremente -sin la resistencia de los pueblos-, los capitales del narcotráfico, el terror y la muerte.

Así las cosas; los pueblos de NuestraAmérica exigimos juicio al los criminales Santos y Uribe, y nos manifestamos desde nuestras luchas a favor de la paz y de la vida.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s